costumbres tabasco

costumbres tabasco

México es famoso en el mundo por sus costumbres, tradiciones, leyendas, y folclore; esto lo ha caracterizado siempre, al mismo tiempo que permite mostrar el carácter de su gente. Tabasco, como parte del país, no podía carecer de tradiciones y costumbres que lo identificaran, mostrando de ésta forma también su sentir.

Cimatán y Xicalango fueron puntos de encuentro entre mercaderes de la ruta comercial de Mayas y Aztecas. En estos centros se organizaron verdaderas ferias, donde se intercambiaban diversos productos o eran vendidos a cambio de cacao, la moneda de esa época.

En los pueblos chontales, zoques y mestizos de Tabasco existen actualmente festividades dedicadas al santo patrono y a otros santos y fiestas, en las cuales se alterna lo cívico, lo comercial y lo religioso, organizadas por el patrón o mayordomo, elegido por el pueblo para que realice las actividades que le fueron encomendadas de acuerdo con las tradiciones y costumbres.

En estas celebraciones se fusiona lo religioso con lo profano y siempre se acompañan con una feria popular: juegos mecánicos y de azar, puestos de mercancías, música y bailes. Como ejemplo de estas fiestas, tenemos la de San Isidro, en Comalcalco y en los pueblos Chontales de Nacajuca; la de Santiago Apóstol, en los pueblos de la Chontalpa y Zoques; la de la Virgen de los Remedios, en Nacajuca; la de la Asunción, en Cupilco; la de San Francisco de Asís, en Tamulté de las Sabanas; las de Cuaresma, en Atasta y Tamulté; y la fiesta de San Sebastián, en Tenosique.

Como ejemplos de fiestas en que se alternan fechas tradicionales y cívicas con lo comercial y la alegría del pueblo, tenemos las siguientes: Carnaval y Pochó, en Tenosique; el carnaval de Villahermosa; la noche del grito, el 15 de septiembre; las fiestas de Navidad, las charreadas, el día de muertos, etc.

La mayor y la más importante de las fiestas de los tabasqueños es la exposición o feria regional; ésta tiene su origen en el año 1880, con la exposición de carácter artístico y cultural patrocinada por el gobernador Manuel Foucher; se realizó en la Casa de Piedra, frente a la Plaza de Armas. Años más tarde, don José Narciso Rovirosa promovió las dos primeras exposiciones de Tabasco; las cuales fueron realizadas, de 1899 a 1900, por el Prof. Alberto Correa Zapata en la Finca Moscardini (actual colonia Casa Blanca), a orillas del río Grijalva, en el lugar que después sería el Tívoli Renovador; allí se exhibía la gran variedad de plantas, flores y frutas de Tabasco.

Correspondió al gobernador Lic. Tomás Garrido Canabal revivir, 28 años después, estas exposiciones. Esta vez fue el Gral. Álvaro Obregón, Presidente de la República, quien inauguró, en el Puerto de Frontera, la exposición regional agrícola y ganadera. En 1929, la exposición se realizó en la finca Santa Gertrudis (actuales fraccionamientos Bonanza y Prados de Villahermosa) y laguna el Negro o la Lagartera (por su laguna llena de lagartos).

Ahí el Lic. Garrido acondicionó la parte norte y la llamó Parque Tabasco; construyó un puente y el balneario El Corozo, y colocó un busto del Gral. Álvaro Obregón. Nombró a la laguna de las Ilusiones e instaló, en la parte alta de una ceiba milenaria, una plataforma-mirador, a la que llamó Nido de Águilas; se construyeron, sobre la forma de un mapa del estado de Tabasco, los quioscos de los 17 municipios y algunos pueblos importantes, donde exponían sus productos.

Las mensajeras del progreso, jóvenes ataviadas con trajes que representaban la producción más importante de su municipio, desfilaban desde la Plaza de Armas, escoltadas por charros y chinas poblanas, marimbas y bandas, hasta llegar al Parque Tabasco; entre las representantes se elegía a “La Flor más Bella de la Raza”, costumbre que continúa hasta nuestros días con la elección de “La Flor más Bella de Tabasco”.

En 1934, cuando era gobernador del estado el Lic. Noé de la Flor Casanova, se reconstruyó el Parque Tabasco con 17 avenidas convergentes a un quiosco central y se colocó un busto del sabio naturista José N. Rovirosa. En 1950, el Lic. Carlos A. Madrazo construyó el salón llamado Ágora para realizar grandes certámenes. Don Manuel R. Mora lo remodeló totalmente, construyó un teatro al aire libre y le cambió el nombre por el de Parque Tomás Garrido Canabal.

Durante el Gobierno del Lic. Mario Trujillo García, se construyó el Salón de Convenciones a orillas de la laguna de las Ilusiones. Este parque siguió como sede de las exposiciones hasta el año 1981, fecha en que el Ing. Leandro Rovirosa Wade, Gobernador del Estado, mandó construir el parque La Choca en la zona de desarrollo urbano de Tabasco 2000, a orillas del río Carrizal. Diseñado de acuerdo a la geografía del estado de Tabasco, con sus carreteras, caminos, vías férreas, ríos, puentes y elevaciones; en este parque los quioscos de cada municipio se ubicaban en el lugar geográfico que les correspondía. El parque contó, además, con el teatro al aire libre, el gimnasio y un área para juegos mecánicos.

En el parque sobresalía la estructura de La Choca, obra de Juan Lombardo, la cual se ubicaba en la avenida Paseo Tabasco, una de las vías de acceso al parque.

En ese lugar, como antaño, se celebró la máxima fiesta de los tabasqueños, aunque con diferentes nombres, duración y variedad de actividades, pero con la expresión auténtica del pueblo y su gobierno.

En 1995, el Lic. Roberto Madrazo Pintado, como Gobernador del Estado, tomó la iniciativa de organizar la fiesta con nuevas características: la nombró Feria Tabasco teniendo por primera vez una duración de 24 días. Durante su mandato se construyó la sede de la feria máxima de los tabasqueños el “Parque Tabasco”.

Es una feria totalmente popular, en la que participan todos los sectores de la sociedad, al igual que los 17 municipios que conforman el estado con actividades culturales, educativas, deportivas, el desfile de carros y barcos alegóricos, los festivales artísticos y musicales, la elección de la flor, los espectáculos folklóricos, el fomento a la inversión industrial y comercial, la recreación y el turismo, los bailes populares, las corridas de toros, la muestra gastronómica, las charreadas y los juegos mecánicos le dan el sello que distingue la alegría, la contemplación del fruto del trabajo de los tabasqueños y reafirma así sus valores para compartirlos local, nacional e internacionalmente.

Leave a Reply

Post Navigation